Organismos Geneticamente Modificados: Riesgo en el campo orgánico Mexicano.

Recientemente autoridades europeas expresaron su preocupación al gobierno mexicano por la liberación de Organismos Genéticamente Modificados (OGMs) en México, situación especial que afecta las importaciones de miel de abeja en el mercado europeo lo cual alertó a los productores orgánicos ya que se implementaron restricciones comerciales para la miel mexicana.

Organismos Geneticamente Modificados

Riesgo en el campo orgánico Mexicano

Algunos organismos de certificación como IMO, Naturland, Certimex y otros hicieron un llamado al secretario de agricultura Francisco Mayorga para atender el caso y pusieron de ejemplo la siembra experimental de soya transgénica en el estado de Chiapas.

De acuerdo a la Ley de Productos Orgánicos en México, y regulaciones sobre productos orgánicos de Europa, Estados Unidos, Canadá, Japón, por mencionar algunas no permiten convivencia alguna entre producción orgánica y producción de transgénicos.

En el caso de la producción de miel de abeja orgánica se establece como estándar que un apiario debe mantener un radio de tres kilómetros libre de contaminación, dicha área se considera como la principal fuente de néctar y polen de las abejas por lo que se debe garantizar que no se apliquen agroquímicos como pesticidas, fertilizantes, hormonas de crecimiento u otros materiales sintéticos, pero que tampoco exista en esa área cultivos transgénicos.

Los transgenes pueden ser llevado por las abejas dado el transporte de polen de las plantas hacia sus colmenas y así resulta una miel contaminada y por consiguiente el productor pierde su certificación y la posibilidad de comercializar su producto como orgánico.

Cada vez que se autoriza una siembra, incluso experimental, de OGMs se reduce la posibilidad y libertad de los productores a producir miel orgánica o al menos tal situación pone en riesgo la producción orgánica y preocupa tanto a productores como consumidores.

En una conversación que sostuve con el Dr. John Fagan de Genetic ID me explicó que las trazas de transgenes pueden incluso identificarse en la leche materna de una persona que consume alimentos procedentes de OGMs y que hay mucha información no disponible al público que muestran lo riesgoso que puede ser el consumo de alimentos transgénicos más cuando el consumidor no se entera que los está consumiendo.

Urge en México retomar este tema discutiendo y poniendo no solo los argumentos en la mesa, sino también el principio precautorio y mantener el centro de la discusión libre de conflictos de interés.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *