alzadocasa_170

Olivar ecológico

alzadocasa_170¿Por qué nos embarcamos en este proyecto?

A la hora de emprender un nuevo proyecto relacionado con la producción y comercialización de productos ecológicos, bajo una perspectiva convencional de la economía agrícola, la previsión de éxito no es muy halagüeña. Más aún si se toma en consideración el estado de la economía actual y la parte que nos toca a los agricultores.

En el Olivar “El Herrerillo” hemos decidido embarcarnos en esta nueva aventura. Seguros de la calidad del producto que ofrecemos, sin complejos y cargados de ilusión, por primera vez, abandonamos la protección de la cooperativa -como si de una emancipación se tratase- para tomar el camino por nuestra cuenta y riesgo.

 

Hay mucho trabajo detrás de un olivar, la práctica de la agricultura ecológica en general no es tarea sencilla, todo ha de planificarse meticulosamente. Agricultura ecológica no es no hacer nada. La lucha por la sostenibilidad, en el significado más amplio de la palabra, es ardua. A pesar del esfuerzo, la balanza no se inclinaba hacia nosotros, menos aún con los precios que se han estado ofreciendo últimamente en las cooperativas. A esto, se ha de sumar la sensación de indefensión y la falta de apoyo por parte de la administración. Desde todos los frentes recibimos señales que incitan a no moverse, a aferrarnos al barco mientras se hunde y a conservar las dinámicas de funcionamiento practicadas hasta ahora. Sin embargo, ante esta frustración, lejos de amedrentarnos nos reafirmamos y, convencidos de lo que hacemos, tomamos una postura crítica y actuamos. No ha sido una decisión fácil.

limonero_170Nos unimos a una visión de la agricultura ecológica que va más allá del estricto cumplimiento del reglamento. Redefinimos términos como “éxito empresarial” o “competitividad”, dejamos a un lado el producir a toda costa para buscar calidad, reducimos intermediarios y abogamos por la producción y el consumo local, alejándonos de los modelos de producción y comercialización establecidos. Con ello, pretendemos aportar nuestro grano de arena a la pelea contra la distorsión de precios que sufren tanto productores -en insumos y en venta de producción-,  como consumidores -en compra-. Aunque somos conscientes de que aún queda mucho por hacer.

El manejo del olivar  y la obtención del aceite.

Nuestro objetivo es entonces obtener una producción de aceite que, aun siendo pequeña, sea de excelentes características.

Como muchos otros agricultores, somos ejemplo de ocupación a tiempo parcial. El trabajo es aportado fundamentalmente por los mismos propietarios. Eventualmente, en momentos de gran actividad, se recurre a la contratación de mano de obra de la zona. No buscamos exclusivamente obtener beneficios, sino ser fieles a nuestros principios, ofrecer un producto ecológico de calidad y salir airosos en el intento.

botellamediolitro_170La finca, situada en el término municipal de Medina Sidonia (Cádiz), consta de unos 500 olivos de unos 16 años de edad en secano de la variedad ‘Picual’. La certificación como ecológico se obtuvo definitivamente en el año 1998.

La poda es tradicional, a tres pies, habiéndose dejado uno de ellos al este para proteger al resto del árbol de los fuertes y secos vientos de levante. Luchamos contra la erosión con una cubierta vegetal espontánea que segamos en otoñada y máxima floración. Los restos quedan esparcidos  sin ser enterrados. Así, conseguimos crear un efecto mulching y aportar abonado en verde. Con estas prácticas, basadas en una mínima intervención en el suelo, se ha generado a lo largo de los años un equilibrio en la vegetación adventicia, que a su vez funciona a modo de seto alojando fauna beneficiosa. Además, se realizan aportes de estiércol de oveja certificado ecológico en pie cada tres años. Ambas prácticas han supuesto un incremento del porcentaje en materia orgánica en el suelo, que ha pasado de un 1,2 a un 1,81%. La única plaga que causa una incidencia considerable es la mosca del olivo (Bactrocera oleae), para luchar contra ella recurrimos al trampeo masivo. En contadas ocasiones se aplican, junto con los rutinarios tratamientos fúngicos, fertilizantes foliares específicos autorizados si el análisis foliar así lo indicara. En cuanto a enfermedades, podemos decir que la salud del olivar se conserva en buen estado, sin que se hayan dado incidencias serias hasta el momento. Los ataques de conejos sobre la corteza sí han llegado a suponer un problema, se ha tenido que recurrir a la protección de los troncos en todo el olivar.

La recolección se realiza mediante ordeño con rastrillos de plástico apoyado con vareo, cuidando siempre de no eliminar brotes nuevos. Así nos aseguramos que la producción no se vea mermada en el siguiente año (con esto, sumado a podas comedidas, pretendemos minimizar la vecería). El momento elegido para iniciarla es un poco antes del envero, con el objeto de conseguir un sabor más afrutado, a pesar de que en ése estado del fruto el rendimiento graso sea menor. No se recolecta en ningún caso la aceituna del suelo, por razones de calidad y costes.

La molturación de la cosecha de este año se ha efectuado en la almazara de Oleum Viride, sita en Zahara de la Sierra (Cádiz). Se tiene especial cuidado en moler la oliva lo antes posible, de forma que no pase más de un día entre que el fruto sea retirado del árbol y sea molido. El proceso se efectúa en frío, con garantía de que durante el batido no se superen en ningún momento los 25o C. Tras el centrifugado y la decantación pertinentes, el aceite pasa a embotellarse y etiquetarse debidamente en las mismas instalaciones.

El resultado de todo este esfuerzo, que nos ocupa todo el año, es un aceite monovarietal ‘Picual’ de excelente calidad, de gran personalidad, con mucho cuerpo, y con elevada puntuación de “frutado de aceituna verde”, apreciándose en el sabor la hoja de olivo, ligero picor y amargor. Obtenido mediante prácticas ecológicas y con especial cuidado en conservar sus propiedades organolépticas intactas.

La comercialización.

etiqueta_135Es aquí donde somos más inexpertos. Pero teniendo claras una serie de pautas iniciales, lo que al principio parece abrumador, al final puede resultar gratificante. Como antes comentamos, creemos en el fomento de la economía local y trabajamos para minimizar los canales de comercialización. Para la mayor parte de nuestra producción somos nosotros mismos el enlace de venta. Ofrecemos un servicio de pedidos vía internet. También destinamos una pequeña parte a alacenas de las provincias de Cádiz y Sevilla especializadas en productos ecológicos y locales. Lo promocionamos en actos que incluyen degustaciones y exposiciones para ilustrar a los asistentes sobre agricultura ecológica y obtención de aceite. Próximamente haremos una en el espacio “El Butrón”, en Sevilla. El aceite se ofrece también en un restaurante con un nombre que viene muy al caso, “Alcuza”, también en Sevilla.

El envasado se ha realizado mayoritariamente en botellas de cristal de 500 ml, aunque por ser el primer año, hemos sacado pequeñas partidas en 250 y 750 ml. El objetivo es consultar a los asistentes a las presentaciones sobre el envase, de forma que podamos ir forjándonos una idea más firme sobre el producto que la gente quiere. En cualquier caso, lo importante es el contenido, no el continente, y no es nuestra intención buscar un reclamo puramente estético.

La respuesta por parte de compradores no se ha hecho esperar. Acabamos de terminar campaña y las perspectivas son muy positivas. Parece que aquello que en principio parecía una locura, no lo es tanto. Nos enfrentamos ante una sociedad cada vez más crítica y exigente con la alimentación, nosotros no tenemos nada que ocultar, sino todo lo contrario. Y los puntos de encuentro surgen.

El futuro.

A medida que pase el tiempo y evaluemos la estabilidad de nuestra propuesta, acometeremos nuevas acciones. El siguiente paso es desarrollar una página web en la que no sólo se ofrezca el producto, sino que también sirva de puente directo entre productor y consumidor. Queremos que el público conozca cómo y por qué trabajamos.

 

En agricultura todo depende, cuando se piensa en tiempo, normalmente no se pasa de la próxima campaña. A largo plazo son el suelo y el árbol lo importante. En comercialización, hay que estar preparados para cualquier eventualidad, pero confiamos en el sentido crítico del público y en su conocimiento y concienciación sobre lo que come, de hecho, es ésto lo que promovemos. Ésa es nuestra baza y la de todos los agricultores ecológicos.

Información: olivarelherrerillo@gmail.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *