Jardin ecologico huerto ecologico

El jardín ecológico. Imitar a la naturaleza

Jardin ecologico huerto ecologicoConvertir un jardín convencional en un jardín o huerto ecológico.


 

 

 


Imitar a la naturaleza

  • Es posible convertir un jardín convencional en un jardín ecológico, simplemente, seguiremos los pasos de la naturaleza.
  • Cada jardín tiene su propia vida nosotros seremos sus guías sus nutridores y ellos nos premiaran con su belleza.
  • Lo más importante es cerrar el ciclo de los elementos naturales y hacer uso de los productos biológicos que nos permitan minimizar el impacto de los invasores del jardín, sin recurrir a pesticidas o elementos químicos de síntesis.
  • Valiéndonos de la propia naturaleza, podemos conseguir que todas las especies de plantas y fauna beneficiosa crezcan en armonía.

 


El primer paso: El diseño sobre un plano

 

  • Hay que tener en cuenta varios factores como orientación zonas de umbrías, vientos dominantes para la implantación de setos, zonas de paso, sistemas de riego y la delimitación de las fuerzas telúricas que continuamente discurren por el suelo (ver alguna noción de geobiología) con un poco de practica y sensibilidad podemos hacerlo sin necesidad de llamar a un geobiológo Aunque si podemos permitírnoslo es una de las mejores inversiones en la salud de nuestras plantas.
  • En el diseño del jardín podemos incluir zonas de parterres y dejar zonas de macetas de todo tipo y tamaño incluso utilizar recipientes como tinajas, cantaros rotos, troncos de árboles huecos, corchos o recipientes inusuales que reciclemos siempre que no hayan contenido tóxicos.
  • Si tenemos suficiente espacio podemos sembrar árboles de hoja caduca y de hoja perenne y dejar un espacio para un pequeño huerto de verduras y hortalizas.

 


La prueba de la pala

  • Para saber con qué tipo de suelo contamos se utiliza una pala recta que clavaremos en el suelo perpendicularmente si el suelo está rico y suelto lo haremos sin dificultad, si el terreno es duro la clavaremos ayudándonos con un martillo a continuación en sentido opuesto efectuaremos la misma operación de forma que podamos extraer una paletada de tierra, esta nos dará una primera información.
  • Cada suelo tiene una constitución diferente, pueden ser arcillosos, arenoso, pedregoso, limoso.
  • Las plantas necesitan tierra rica y bien suelta para desarrollar en buena forma sus raíces.

 


Enriquecer el suelo: Compost, mantillo, abono

  • Un suelo sano produce plantas sanas y resistentes. Los organismos que viven en él como bacterias, hongos, lombrices son bioindicadores infalibles cuantos más colonicen el terreno más productivo y sano será, cuidándolos a ellos, nuestro suelo disfrutará de la salud necesaria, en realidad no nutrimos las plantas nutrimos el suelo y a toda la comunidad de organismos que vive en él, y ellas tomaran del suelo el alimento que necesiten.
  • Al remover la tierra, si es la primera vez habrá que cavar y voltear con cuidado, hasta que el suelo esté bien suelto pero no más de 20 centímetros de profundidad. De esta manera se logra una textura esponjosa y aireada. En sucesivas actuaciones no habrá necesidad de voltear, solo aflojar.
  • Para enriquecer el suelo aplicar una capa de mantillo muy hecho esto evita la evaporación, manteniendo el suelo húmedo y suelto
  • Para preparar el mantillo o abono, hay que reservar un lugar en el jardín, a ser posible entre sol y sombra y protegido de los vientos. Para ello podemos utilizar varios palets y hacer recipientes en forma de cajón con la parte delantera al descubierto, para cada cajón se necesitan cuatro palets , uno debe estar en la base, pues la ventilación es muy importante, lo ideal es hacer dos cajones uno para dejarlo que fermente y el otro para ir rellenando así tendremos siempre materia orgánica para nuestro jardín, si queremos uno de diseño los venden ya hechos de materiales reciclados.
  • Se debe preparar por capas primero se ponen los desperdicios orgánicos de la casa excepto las cáscaras de los cítricos a menos que se trituren y en alguna capa añadir de vez en cuando unas paladas de tierra del jardín, de nuevo capas de hierbas que arranquemos del jardín, algunas paladas de estiércol a ser posible de granjas ecológica, cenizas de leña, los restos poda a ser posible triturado, pues se integrará antes, y así sucesivamente en verano puede tardar entre tres y cinco meses en madurar y si no llueve nada es conveniente regarlo, en invierno entre cuatro y ocho meses y podrá utilizarse, si es un año muy lluvioso es conveniente cubrirlo. Es conveniente voltearlo de vez en cuando o meter ramas para que se mantenga aireado, que luego se desecharán.
  • El mejor test para saber si el mantillo está maduro es coger semillas de berros y sembrarlas en una maceta, se humedecen y si germinan de forma regular y con un buen color verde el mantillo está listo, si no germinan o lo hacen de forma irregular o su color es amarillo pálido hay que seguir esperando.
  • Algunos jardineros biodinámicos utilizan el abono como preparado liquido para fortalecer algunas plantas, para ello cuando el mantillo está maduro se mezcla con agua de lluvia y se filtra. Las plantas tratadas una vez por semana entre mayo y julio se destacan por su vitalidad.
  • La elección de las especies: biodiversidad, biodiversidad, biodiversidad
  • La biodiversidad es otra de las claves para la buena salud de nuestras plantas, un jardín con pocas especies es antinatural y desestabiliza el ecosistema, Al reducir la biodiversidad resulta más fácil que insectos que estaban en equilibrio con sus predadores naturales se transformen en plagas. Los mecanismos naturales que proporcionan las diversas y sutiles interacciones entre variedades de especies y fauna son la mejor defensa.

 


Combinación de especies: plantas amigas

 

  • La combinación de algunos cultivos evita la aparición de plagas y enfermedades. Se ha comprobado que la proximidad de ciertas plantas es beneficiosa para ambas y al revés la proximidad de ciertas plantas atrae plagas a ambas. Se recomienda emplear hierbas aromáticas como lavanda, salvia, romero, ruda, menta, albahaca, tomillo, estragón... para rodear el perímetro donde se encuentran las plantas ornamentales o para intercalar.

 


 

Fauna beneficiosa: insectos imprescindibles

  • En jardinería convencional se elimina cualquier animal o insecto que aparezca por el jardín. Sin embargo, muchos de ellos son utiles porque se alimentan de otros mas pequeños que si pueden resultar perjudiciales y sin algunos de estos insectos las plantas no se polinizarian.
  • Los productos químicos de síntesis controlan las plagas, pero eliminan también a sus predadores, con lo que se destruye el equilibrio natural. Y las plagas son difíciles de erradicar en su totalidad, aunque se utilicen plaguicidas, con lo que se provocan fuertes rebrotes, que al no tener enemigos naturales nos obligan a una dependencia cada vez mayor de productos contaminantes.
  • Si se nos cuela algún topo por el jardín hay un pequeño truco que los ahuyenta, enterrar botellas vacías de vidrio, dejando al descubierto 3 ó 4 centímetros del cuello, el viento al introducirse por él emite un silbido que asusta a los topos. También hoy día hay en el mercado ahuyentadores a pilas o solares, para todo tipo de animales.
  • En un jardín sano tiene que haber muchas flores que atraigan a insectos beneficiosos, se pueden atraer especies de pájaros instalando nidos o dejando ramas secas huecas y además contribuiremos a su conservación, la mayoría de especies insectívoras como colirrojos y herrerillos están desapareciendo por el uso generalizado de plaguicidas
  • Si tenemos espacio lo ideal es tener un pequeño estanque, si no es posible se usan bidones donde recoger el agua de la lluvia, imprescindible para el jardín ecológico.

 


“Malas hierbas”

  • La naturaleza nos enseña que en un ecosistema en armonía todos los elementos tienen su función, las llamadas “malas hierbas” no son más que plantas silvestres que han crecido en el sitio equivocado de nuestro jardín, pero, que tienen su utilidad, podemos utilizarlas para obtener más mantillo o como acolchado para no dejar el suelo sin cubierta.
  • En algunos caso incluso conviene sembrar algunas especies si no las tenemos, como la ortiga con la que se elabora un purín para rociar las plantas, que no solo las vigoriza, sino que ahuyenta los pulgones.

 


Preparación del purín de ortigas.

  • Para 5 litros de agua de lluvia se necesitan aproximadamente ½ Kg de ortigas frescas y unos 100 gramos de ortigas desecadas, 1 puñado de mantillo y si es posible unas gotas de extracto de flores de valeriana, se deja macerar en un recipiente (nunca metálico) en un lugar soleado, una vez al día se remueve, al cabo de 2 semanas esta listo. Se hace una dilución de 1 parte de purín por 5 de agua (siempre de lluvia) y rociar las plantas.

 


Ilunimación

 

  • Si queremos disfrutar a todas horas de nuestro paraíso privado, instalar lámparas en puntos estratégicos realzará nuestros rincones favoritos.
  • Existen en el mercado varios módelos para iluminar nuestro jardín con energía solar.
  • Este módelo de gestión crea un jardín natural de ciclo cerrado, donde se aprovechan las sinergias y no existe gasto de energía.
  • Imitar a la naturaleza en los diferentes ciclos de nuestro jardín nos acerca a la permacultura.

 

Redacción Ecototal

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *