Control del Picudo Rojo de las Palmeras

El Curculiónido ferruginoso (Rhychophorus ferrugineus) o PICUDO ROJO DE LA PALMERA, es una plaga importante en nuestras latitudes mediterráneas, fue detectado por primera vez en España en el año 1995, si bien, sólo estaba instalado en la zona Este de Andalucía, hasta que el año 2004 se proliferaron de una forma importante en la Comunidad Valenciana y resto de España.

 

Este coleóptero, de la familia de los curculiónidos, es originario de las zonas tropicales de Asia y Polinesia, y se ha ido extendiendo de forma continuada por otras zonas templadas del planeta, colonizando distintas especies de palmeras.

Este insecto coloniza principalmente en España las palmeras Canaria (Phoenix canariensis), la Datilera (Phoenix Dactylifera), y la Wasintonia (Wasintonia filifera).

El picudo rojo tiene una importante capacidad de reproducción y una duración en España de huevo a adulto de tres a cuatro meses. Los adultos no suelen abandonar la palmera hasta que ésta ha sido prácticamente destruida, con lo cual puede tener solapada varias generaciones dentro del mismo ejemplar, pudiéndose encontrar todos los estadios de la plaga.

El síntoma más corriente que puede hacer sospechar el ataque del insecto, es el aspecto de marchitez de las hojas del centro de la corona, que finalmente se pueden secar y quedar colgando hacia el suelo. En los ataques muy fuertes (las larvas de Rhychophorus ferrugineus crean galerías en los tejidos vivos y carnosos de la palmera), se acaba secando toda la copa produciéndose la muerte de la palmera.

El creciente número de nuevas palmeras infestadas por el picudo rojo, a pesar del esfuerzo de las autoridades de Sanidad Vegetal en cuanto a la eliminación de ejemplares infestados y de tratamientos foliares, demuestra que nos es posible controlar esta plaga con un solo tipo de tratamiento o actuación, siendo necesaria la aplicación de una estrategia de control integrado bien definida y programada. Esta estrategia permitiría no sólo recuperar las palmeras afectadas (al principio del ataque), sino también evitar la dispersión de la plaga.

ECONEX Sanidad Agrícola basa su éxito en esta misión en el Sistema Rhynchonex, que consiste en usar trampas, feromonas y kairomonas para la Detección, Seguimiento y Capturas masivas del picudo rojo de la palmera. La investigación ha demostrado que los picudos encuentran las palmeras hospedantes usando una combinación de señales sensoriales. Este sistema explota estas señales usando estos componentes sofisticados y características avanzadas de diseño de estas trampas.

 

Resumiendo, podremos decir que el conjunto de acciones (nuestro Sistema Rhynchonex, los tratamientos controlados, las medidas culturales…) para combatir la plaga es la mejor estrategia de todas, pero es importante poder DETECTAR a tiempo la presencia de este coleóptero en nuestras palmeras que es patrimonio de nuestros parques y jardines de España.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *