Agricultura ecológica, agricultura sin venenos

La agricultura ecológica, biológica u orgánica se basa en un compendio de saber tradicional y  técnicas de producción agrícola cuya finalidad es aumentar la fertilidad del suelo haciendo, crecer plantas sanas.

Para que las plantas crezcan saludables y fuertes es indispensable que sus raíces profundicen en una tierra donde la vida microbiana sea intensa.

La agricultura convencional utiliza un arsenal de productos químicos de síntesis y técnicas erróneas de laboreo que destruyen esta rica vida subterránea, debilitando la resistencia de las plantas a enfermedades y plagas.

Al combatir las plagas y las adventicias con herbicidas y plaguicidas se provocan más ataques parasitarios que obligan a aumentar la potencia o la cantidad de sustancias químicas que a su vez destruyen la rica vida microbiana subterránea.

Las técnicas utilizadas en agricultura ecológica persiguen restaurar el equilibrio que previamente han roto los cultivos selectivos. Esto se consigue acercándose al modelo que nos brinda la naturaleza mediante diversos métodos:

  • Rotaciones de cultivos en la misma parcela
  • Asociaciones de cultivos alternando plantas de diferentes variedades, que se beneficien de su proximidad.
  • Plantando setos que potencien la biodiversidad y protejan los cultivos.
  • Respetando las adventicias las mal llamadas malas hierbas que no siempre son perjudiciales.
  • Mediante aportes de materia orgánica, como estiércol o compost, abonos verdes y minerales.
  • Respetando la actividad biológica del suelo dejándolo protegido y con volteos de poca profundidad.
  • El control de plagas en agricultura ecológica
  • Una planta que crece en un suelo vivo es poco susceptible a las plagas y enfermedades cuando por diversas cusas este equilibrio falla existen diversos métodos para volver al equilibrio
  • Fomentar la biodiversidad de especies cultivadas.
  • Controlar las plagas con la presencia de sus depredadores naturales.
  • Utilizar medios mecánicos o con la creación de barreras físicas.
  • Utilizar trampas, en las que se atrae a los insectos mediante alimentos o feromonas.
  • Utilizar extractos o preparados naturales como purines.

 

El rendimiento de los cultivos ecológicos puede igualar al de los cultivos convencionales, con el valor añadido de preservar el medio ambiente y generar salud para la tierra y los seres vivos.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *